lunes, 23 de enero de 2017

Rebajas 2

Soy consciente de lo que he dicho. No pensaba volver a ir de compras, pero hoy me han dejado tirada para vender un libro de segunda mano en el centro me han dejado tirada, y ya que había bajado al centro... Pues ha caído. He entrado exclusivamente a MANGO, que el otro día sólo estuve un segundo y no me convencía nada.

Vi unas camisetas para primavera-verano con unos estampados muy monos, pero no me favorecían nada porque eran muy sueltas y me hacían ver más ancha a pesar de que se me noten los huesos de la clavícula. A lo que hay que añadir que la L me quedaba sorprendentemente ancha y la M me quedaba corta. Además, dos de ellas eran de avance de temporada y he pensado que gastarme 10 euros para cortar/arreglar unas camisetas que no me durarían ni un año no merecía la pena. Si las vuelvo a ver en sus respectivas rebajas igual me lo pienso. 



Me compré una camisa negra con unos detalles en blanco bastante bonita y muy rebajada. 


No os enseño ninguna foto puesta por que me parece que voy a intentar entallarla un poco. No se ven muy bien los detalles con esa luz así que os dejo la imagen de la web. 

                                     
                                 Camisa ribetes contraste | MANGO

Por último, me he comprado una cartera pequeña por que necesitaba una que cupiese en el único bolso formal que tengo. Os dejo una foto al lado de mi tarjetero para que comparéis el tamaño. 




Y nada más, 

saludos cuervitos. 





jueves, 19 de enero de 2017

Rebajas y arreglos baratos

Hoy que he terminado el primer periodo de exámenes (y antes de empezar a estudiar mañana para el segundo) he salido de rebajas a ver si encontraba algún tesoro. Y sorprendentemente había muchas cosas que me gustaban, pero como siempre solo quedaban en la talla S. He visto unas camisas de rayas horizontales negras en granate, rojo y blanco pero no había talla para mí.Luego he visto un top aterciopelado y alguna cosa más pero o no me quedaba bien, o no había talla. Finalmente me probé una blusa que a priori no me encantó, pero una vez puesta quedaba muy bien. Es marfil, en la foto se ve más blanco, con unos detalles en negro. Transparenta un poco pero me ha parecido bonita para llevar con unos pantalones en primavera. 

 Y en principio no creo que compre nada más en estas rebajas. Como veis es una camisa bastante sencilla, me gusta el detalle del cuello y la verdad es que me ha costado menos de 6 euros. 

Además, aprovechando que no tenía nada que hacer, he experimentado un poco con un colgante. Hace un año me regalaron dos camafeos, pero no me terminaba de gustar la base (entre otras cosas por que tiene un detalle de un lazo horrible). Pensaba cambiarla pero se me ha ocurrido coger un pinta-uñas negro y pintar uno de ellos para ver que tal. Sorprendentemente, me ha gustado el resultado (pensé que iba a quedar muuucho peor).


Es posible que pinte también la otra, aunque igual cambio de color. 

¿Qué opináis?

miércoles, 11 de enero de 2017

Gótica y minimalista

¿Se puede ser gótico y minimalista?

Sí.

Repasando algunas entradas me he dado cuenta de que parezco excesivamente consumista, que en mi opinión lo soy, pero respecto a la realidad. Lo único que me pierde hasta el infinito son los libros y el material escolar, pero como uso ambas cosas está justificado. 

Se puede ser gótico y minimalista, sí. De hecho, se puede tener un estilo gótico y minimalista. Por supuesto que se puede, yo soy el ejemplo de minimalismo máximo a la hora de vestir aunque pueda parecer lo contrario. Por mucho que tenga una lista de DESEOS (que por eso titulé así) y tenga infinitas entradas de POLYVORE comentadas y ni te cuento  la de SETS que tengo en polyvore la realidad de mi armario es mucho más simple. 

Mi armario se puede dividir en 2: estética gótica y estética normal-casual. Principalmente por que por mucho que quieras no puedes ir siempre cual hija del infierno enseñando tus curvas de infarto y revelando el succubo que llevas dentro con un corset victoriano y una falda de estilo burlesque. En primer lugar por que nos guste o no hay lugares en los que es mejor llevar una apariencia más discreta (trabajo por ejemplo) o incluso es más cómodo. Por que no, no en todos los sitios te van a tratar igual si creen que eres la hija de Belcebú recién salida del fuego eterno que si simplemente tienes unos vaqueros color vino con encaje en los bolsillos y una blusa negra con el cuello en textura aterciopelada. 

A priori, dividir el armario en dos puede parecer que complica el asunto de ser minimalista, pero el truco es que hay prendas que encajan en los dos ámbitos. Quitando ropa interior, pijamas, ropa de deporte, las batas de laboratorio y los 5 abrigos-cazadoras que tengo (1 de primavera, 2 de otoño y 2 de invierno) es posible que tenga unas 30 prendas de ropa por temporada (habiendo prendas que repiten temporada como camisas o pantalones) más una falda negra larga de Burleska, un vestido negro gótico, un underbust negro y un vestido rojo largo que guardo para OCASIONES ESPECIALES. En total, no lo he sumado, pero calculo que serán 50 prendas (algunas de las cuales debo vender/donar/regalar). Que si te pones a pensar en camisetas, camisas, vestidos, faldas, pantalones cortos y largos, jerseys, chaquetas y zapatos no es tanto. De hecho me atrevería a decir que cumplo con los requisitos de un armario cápsula y sino al tiempo. Si hago un repaso la ropa nueva de estos últimos 365 días han sido dos vestidos de veranos (muy prácticos por cierto) y lo que me han regalado en navidades. 

¿Cómo lo hago?

Principalmente utilizo ropa básica (vaqueros negros, leggins...) ligeramente personalizada que me sirve para construir el núcleo de estética casual y lo complemento con básicos sin retocar si busco algo formal o con prendas con un estilo más gótico. 

Y sinceramente, lo recomiendo 100% por los siguientes motivos:

- Tardo menos en decidir que ponerme.

- Se lo que tengo en mi armario.

- He usado el 99% de mi ropa (algún capricho hay, no vamos a negarlo) y uso habitualmente el 80%.

- Gasto menos y lo vivo más. 

No pretendo comeros la cabeza con que consumáis menos, pero en mi humilde opinión es un buen paso para cambiar un poquito el mundo en muchos aspectos, y aunque en el blog yo suba miles de millones de imágenes de ropa distinta, me gustaría que quedase claro que no es más que inspiración (y para quien mira mi POLYVORE, eso no es que sea inspiración, son sueños que una tiene un día y los expresa y ahí quedan, pero ya está). 

Simplemente quería deciros que no necesitáis un armario con 20 corsets, 18 faldas largas, 54 camisetas que os habéis comprado en una tienda gótica ni 34 pantalones con detalles diferentes. Comprarse cosas diferentes de vez en cuando está bien, marcan personalidad, pero no hace falta tener un armario que nos cueste 200 euros al mes para ser más góticos. Si te lo puedes permitir y consideras que es útil para ti  y que le das un uso pues estupendo, seguro que es genial. Pero para todas esas personas que no se lo pueden permitir o prefieren invertir su dinero en otra cosa o simplemente no pueden vestirse como les gustase diariamente, yo recomiendo un sistema parecido al mío. 

Para que veáis que no os miento os mando una cutrefoto: 

Como se puede apreciar hay algunas cosas oscuras, un poco de blanco, gris y rojo (el polar verde es para cuando salgo a la montaña en invierno, así que teóricamente no cuenta porque es prácticamente ropa de trabajo, al igual que las batas blancas a su lado), un primer cajón de ropa interior y pijamas, un segundo cajón en el que ahora hay jerséis, camisetas de manga larga y ropa de deporte y un tercer cajón en el que hay cuatro o cinco tristes camisetas y el underbust. Debajo hay una pila de zapatos de todas las temporadas. 

La verdad es que a pesar de todo lo que he presumido los últimos ocho párrafos de lo ideal que es mi armario (que no lo es) no estoy satisfecha con el. Habiendo estado leyendo sobre el tema antes de escribir esta entrada, tal vez para mejorarlo me plantee el reto 333: 33 prendas para 3 temporadas (aunque esta temporada ya me va a pillar tarde, empiezo a tener tiempo a finales de febrero). Si es así y finalmente decido tratar de dar un lavado de cara a mi armario, retocar prendas o retirarlas y sustituirlas (lo que también depende de que las dichosas tiendas hagan pantalones que no me queden pesqueros, camisetas con mucho pecho, mangas ridículamente finas y demás problemas) es posible que lo vaya comentando. Espero tener un resultado satisfactorio, al menos para mi armario de verano.

Por el momento os dejo el resultado experimental teórico del reto 333 que he hecho con ayuda de POLYVORE. He usado en total 73 prendas para 4 temporadas (aunque el reto podría ser con 132 prendas en total, he considerado que había prendas que podían repetir temporadas). Y la verdad es que he basado el armario en negro y granate ya que el granate es uno de los colores que mejor me sienta. La verdad es que no he reflejado el dualismo de mi armario (probablemente hubiese complicado la cosa) pero me parecen 4 sets bastante curiosos como inspiración.

OTOÑO

VERANO

PRIMAVERA

INVIERNO


Un saludo.

Una chupasangres con la capa remendada.




Looks góticos femeninos con pantalones

Seré breve, cuando se piensa en un look gótico femenino uno ve corsets, faldas, vestidos... Pero rara vez se le vienen a la mente unos pantalones. Sin embargo, son más cómodos para muchas ocasiones. Por ejemplo, si tienes un trabajo que te permite cierta libertad de vestuario pero es mejor estar cómodo, por ejemplo si estudias o haces trabajo de laboratorio (que al fin y al cabo te tapas con una bata) o simplemente un día que vas a pasar entero en la calle y consideras que no te apetece llevar una falda por lo que sea pero tampoco quieres renunciar a tu estilo personal traigo algunas ideas, que espero que os gusten (al menos la mayoría).

1. Sin renunciar a nada:

Lo primero que os traigo son cuatro ideas de looks góticos, con sus correspondientes complicaciones (hombreras, encaje, anillos, collares, tacones, aunque se podrían cambiar por zapato plano facilmente, maquillaje...) pero que pueden llegar a resultar más cómodos (a pesar de que uno lleve un corsé) principalmente por que en todos ellos los pantalones son elásticos o leggins y salvo en una excepción la parte de arriba es holgada.

2. Menos gótico, más rockero (más bien una mezcla de rock-punk-metal):

Es posible que a muchos no os guste esta estética, pero a mi la combinación me parece interesante. Así que aquí os dejo alguna que otra camiseta, pantalones rotos, deportivas, zapato plano... Algo más informal pero probablemente más cómodo para ir de allí para allá. Espero que a alguno le guste, os dejo seis ideas. 






3. Informalmente formal:

Por último, algo un poco más formal respecto a que hay menos accesorios vinculantes al estilo, pero aun así informal y "ponible", espero que os guste. Recomiendo líneas más rectas con menos artificio acompañado de pantalones o camisetas estampados (líneas, cuadros, algún dibujo...) o de colores (burdeos, verde botella, morado...) para que el conjunto no sea tan plano (todo negro y simple) y/o algún detalle discreto. 






Estas han sido algunas ideas, pero por supuesto también depende de tu fondo de armario (os aseguro que el mio no es tan amplio por el momento). 

Algunos de los vaqueros/leggings que compréis os recomiendo personalizarlos un poquito. Por ejemplo poniendo un borde de encaje en los bolsillos de los pantalones o tachuelas en los bordes. Una idea que me ha gustado mucho es utilizar el encaje debajo de los rotos del pantalón, incluso podrías utilizar una tela estampada. Otra recomendación es usar partes de arriba que sean un poco más arriesgadas, camisas con transparencias, blusas o incluso chaquetas con encaje... 

También depende de lo que busques puedes añadir accesorios que pueden dar un toque más sobrio o más elaborado, o quedarte con un look más sobrio si consideras que es lo apropiado en dicha ocasión. 


Poco más que añadir, me encantaría escuchar vuestra opinión y si queréis más sugerencias podéis entrar aquí

Buenas noches vampiritos.

sábado, 7 de enero de 2017

Mi top 13 de música clásica

TOP 13 DE MÚSICA CLÁSICA

Hoy estoy inspirada y esta noche no tengo ánimo para estudiar, así que os traigo mis 10 canciones favoritas de lo que consideramos música clásica. No es que sea una experta en el tema, pero os propongo estas sugerencias que no son la típica quinta sinfonía o el Para Elisa de Beethoven ni la primavera de Vivaldi, ni Don Giovanni de Mozart. Espero que lo disfrutéis. 

1. La cabalgata de las valkirias - Richard Wagner


2. En la gruta del rey de la montaña - Edvard Grieg


3. El Danubio azul - Johann Strauss


4. Danse Macabre - Camille Saint-Saëns


5. Claro de luna - Ludwing van Beethoven


6. Lacrimosa - Wolgang Amadeus Mozart


7. Hungarian Dance No. 5 - Johannes Brahms


8. Nocturno - Frédèric Chopin

9. Requiem - Wolgang Amadeus Mozart.


10. Marcha Funebre - Frédèric Chopin 


11. 1812 Overture - Piotr Ilich Tchaikovsky


12. Marcha eslava - Piotr Ilich Tchaikovsky


13. Oh Fortuna - Carl Orff


 

Por cierto, estoy encantada de recibir sugerencias. ¿Os gusta la música clásica?¿Tenéis un compositor predilecto? ¿Una canción que comentar aparte de las citadas? Os animo a poner un comentario a los poco lectores que aun me siguen.

REGALOS DE REYES

Muy buenas queridos cuervitos:

Hoy os traigo, como dije, una pequeña pero espero que interesante entrada comentando mis regalos de reyes.

En primer lugar, mis padres han decidido regalarme una cajita de los chinos (y me lo han dicho descaradamente) de una muñeca muy bonita, pero a mi me ha parecido algo infantil. De todas formas es mono, y supongo que lo utilizaré para meter repuestos de material escolar (tinta, plumas, subrayadores, ...) que de momento está en una caja de cartón de amazon. Sinceramente, es posible que con otros tonos me gustase más. 

También me han traído ropa y he de decir que este año me ha gustado. Ambas prendas son de la marca  Janira que en principio se especializa más en ropa interior. 

La primera son unos leggins que pueden servir como pantalones de vestir, con cremalleras a los lados (bolsillos falsos) con dos texturas, una lisa de tela de legging o pantalón elástico y otra elástica también con rayas horizontales. 



La segunda es una camiseta de modal con un detalle en el cuello muy bonito con una imitación cuero y transparencias (he puesto una servilleta para que se aprecie). 



Por último, unos cuantos libros:


Estos cuatro de lectura normal, tienen buena pinta, el último pensaba comprármelo para retomar esa historia de La sombra del viento y Marina.

Por último otro libro de Benjamin Lacombe y Sébastien Pérez: Ruiseñor. No me ha gustado tanto como otros libros del autor, me ha parecido demasiado superficial, pero es bonito. Y he ampliado mi colección Lacombe.

 Y eso es todo, si tenéis curiosidad de los regalos de Navidad, los tenéis aquí

Buenas noches.

martes, 3 de enero de 2017

EL CUERVO - E.A.P.


Edgar Allan Poe

 

(Boston, 1809 - Baltimore, 1849)

EL CUERVO


Una vez, al filo de una lúgubre media noche,
mientras débil y cansado, en tristes reflexiones embebido,
inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia,
cabeceando, casi dormido,
oyóse de súbito un leve golpe,
como si suavemente tocaran,
tocaran a la puerta de mi cuarto.
Es —dije musitando— un visitante
tocando quedo a la puerta de mi cuarto.
Eso es todo, y nada más.”

¡Ah! aquel lúcido recuerdo
de un gélido diciembre;
espectros de brasas moribundas
reflejadas en el suelo;
angustia del deseo del nuevo día;
en vano encareciendo a mis libros
dieran tregua a mi dolor.
Dolor por la pérdida de Leonora, la única,
virgen radiante, Leonora por los ángeles llamada.
Aquí ya sin nombre, para siempre.

Y el crujir triste, vago, escalofriante
de la seda de las cortinas rojas
llenábame de fantásticos terrores
jamás antes sentidos. Y ahora aquí, en pie,
acallando el latido de mi corazón,
vuelvo a repetir:
Es un visitante a la puerta de mi cuarto
queriendo entrar. Algún visitante
que a deshora a mi cuarto quiere entrar.
Eso es todo, y nada más.”

Ahora, mi ánimo cobraba bríos,
y ya sin titubeos:
Señor —dije— o señora, en verdad vuestro perdón
imploro,
mas el caso es que, adormilado
cuando vinisteis a tocar quedamente,
tan quedo vinisteis a llamar,
a llamar a la puerta de mi cuarto,
que apenas pude creer que os oía.”
Y entonces abrí de par en par la puerta:
Oscuridad, y nada más.

Escrutando hondo en aquella negrura
permanecí largo rato, atónito, temeroso,
dudando, soñando sueños que ningún mortal
se haya atrevido jamás a soñar.
Mas en el silencio insondable la quietud callaba,
y la única palabra ahí proferida
era el balbuceo de un nombre: “¿Leonora?”
Lo pronuncié en un susurro, y el eco
lo devolvió en un murmullo: “¡Leonora!”
Apenas esto fue, y nada más.

Vuelto a mi cuarto, mi alma toda,
toda mi alma abrasándose dentro de mí,
no tardé en oír de nuevo tocar con mayor fuerza.
Ciertamente —me dije—, ciertamente
algo sucede en la reja de mi ventana.
Dejad, pues, que vea lo que sucede allí,
y así penetrar pueda en el misterio.
Dejad que a mi corazón llegue un momento el silencio,
y así penetrar pueda en el misterio.”
¡Es el viento, y nada más!

De un golpe abrí la puerta,
y con suave batir de alas, entró
un majestuoso cuervo
de los santos días idos.
Sin asomos de reverencia,
ni un instante quedo;
y con aires de gran señor o de gran dama
fue a posarse en el busto de Palas,
sobre el dintel de mi puerta.
Posado, inmóvil, y nada más.

Entonces, este pájaro de ébano
cambió mis tristes fantasías en una sonrisa
con el grave y severo decoro
del aspecto de que se revestía.
Aun con tu cresta cercenada y mocha —le dije—,
no serás un cobarde,
hórrido cuervo vetusto y amenazador.
Evadido de la ribera nocturna.
¡Dime cuál es tu nombre en la ribera de la Noche Plutónica!”
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

Cuánto me asombró que pájaro tan desgarbado
pudiera hablar tan claramente;
aunque poco significaba su respuesta.
Poco pertinente era. Pues no podemos
sino concordar en que ningún ser humano
ha sido antes bendecido con la visión de un pájaro
posado sobre el dintel de su puerta,
pájaro o bestia, posado en el busto esculpido
de Palas en el dintel de su puerta
con semejante nombre: “Nunca más.”

Mas el Cuervo, posado solitario en el sereno busto.
las palabras pronunció, como virtiendo
su alma sólo en esas palabras.
Nada más dijo entonces;
no movió ni una pluma.
Y entonces yo me dije, apenas murmurando:
Otros amigos se han ido antes;
mañana él también me dejará,
como me abandonaron mis esperanzas.”
Y entonces dijo el pájaro: “Nunca más.”

Sobrecogido al romper el silencio
tan idóneas palabras,
sin duda —pensé—, sin duda lo que dice
es todo lo que sabe, su solo repertorio, aprendido
de un amo infortunado a quien desastre impío
persiguió, acosó sin dar tregua
hasta que su cantinela sólo tuvo un sentido,
hasta que las endechas de su esperanza
llevaron sólo esa carga melancólica
de ‘Nunca, nunca más’.”

Mas el Cuervo arrancó todavía
de mis tristes fantasías una sonrisa;
acerqué un mullido asiento
frente al pájaro, el busto y la puerta;
y entonces, hundiéndome en el terciopelo,
empecé a enlazar una fantasía con otra,
pensando en lo que este ominoso pájaro de antaño,
lo que este torvo, desgarbado, hórrido,
flaco y ominoso pájaro de antaño
quería decir granzando: “Nunca más.”

En esto cavilaba, sentado, sin pronunciar palabra,
frente al ave cuyos ojos, como-tizones encendidos,
quemaban hasta el fondo de mi pecho.
Esto y más, sentado, adivinaba,
con la cabeza reclinada
en el aterciopelado forro del cojín
acariciado por la luz de la lámpara;
en el forro de terciopelo violeta
acariciado por la luz de la lámpara
¡que ella no oprimiría, ¡ay!, nunca más!

Entonces me pareció que el aire
se tornaba más denso, perfumado
por invisible incensario mecido por serafines
cuyas pisadas tintineaban en el piso alfombrado.
¡Miserable —dije—, tu Dios te ha concedido,
por estos ángeles te ha otorgado una tregua,
tregua de nepente de tus recuerdos de Leonora!
¡Apura, oh, apura este dulce nepente
y olvida a tu ausente Leonora!”
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

¡Profeta!” —exclamé—, ¡cosa diabolica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio
enviado por el Tentador, o arrojado
por la tempestad a este refugio desolado e impávido,
a esta desértica tierra encantada,
a este hogar hechizado por el horror!
Profeta, dime, en verdad te lo imploro,
¿hay, dime, hay bálsamo en Galaad?
¡Dime, dime, te imploro!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.”

¡Profeta! —exclamé—, ¡cosa diabólica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio!
¡Por ese cielo que se curva sobre nuestras cabezas,
ese Dios que adoramos tú y yo,
dile a esta alma abrumada de penas si en el remoto Edén
tendrá en sus brazos a una santa doncella
llamada por los ángeles Leonora,
tendrá en sus brazos a una rara y radiante virgen
llamada por los ángeles Leonora!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.”

¡Sea esa palabra nuestra señal de partida
pájaro o espíritu maligno! —le grité presuntuoso.
¡Vuelve a la tempestad, a la ribera de la Noche Plutónica.
No dejes pluma negra alguna, prenda de la mentira
que profirió tu espíritu!
Deja mi soledad intacta.
Abandona el busto del dintel de mi puerta.
Aparta tu pico de mi corazón
y tu figura del dintel de mi puerta.
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

Y el Cuervo nunca emprendió el vuelo.
Aún sigue posado, aún sigue posado
en el pálido busto de Palas.
en el dintel de la puerta de mi cuarto.
Y sus ojos tienen la apariencia
de los de un demonio que está soñando.
Y la luz de la lámpara que sobre él se derrama
tiende en el suelo su sombra. Y mi alma,
del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo,
no podrá liberarse. ¡Nunca más!