miércoles, 11 de enero de 2017

Gótica y minimalista

¿Se puede ser gótico y minimalista?

Sí.

Repasando algunas entradas me he dado cuenta de que parezco excesivamente consumista, que en mi opinión lo soy, pero respecto a la realidad. Lo único que me pierde hasta el infinito son los libros y el material escolar, pero como uso ambas cosas está justificado. 

Se puede ser gótico y minimalista, sí. De hecho, se puede tener un estilo gótico y minimalista. Por supuesto que se puede, yo soy el ejemplo de minimalismo máximo a la hora de vestir aunque pueda parecer lo contrario. Por mucho que tenga una lista de DESEOS (que por eso titulé así) y tenga infinitas entradas de POLYVORE comentadas y ni te cuento  la de SETS que tengo en polyvore la realidad de mi armario es mucho más simple. 

Mi armario se puede dividir en 2: estética gótica y estética normal-casual. Principalmente por que por mucho que quieras no puedes ir siempre cual hija del infierno enseñando tus curvas de infarto y revelando el succubo que llevas dentro con un corset victoriano y una falda de estilo burlesque. En primer lugar por que nos guste o no hay lugares en los que es mejor llevar una apariencia más discreta (trabajo por ejemplo) o incluso es más cómodo. Por que no, no en todos los sitios te van a tratar igual si creen que eres la hija de Belcebú recién salida del fuego eterno que si simplemente tienes unos vaqueros color vino con encaje en los bolsillos y una blusa negra con el cuello en textura aterciopelada. 

A priori, dividir el armario en dos puede parecer que complica el asunto de ser minimalista, pero el truco es que hay prendas que encajan en los dos ámbitos. Quitando ropa interior, pijamas, ropa de deporte, las batas de laboratorio y los 5 abrigos-cazadoras que tengo (1 de primavera, 2 de otoño y 2 de invierno) es posible que tenga unas 30 prendas de ropa por temporada (habiendo prendas que repiten temporada como camisas o pantalones) más una falda negra larga de Burleska, un vestido negro gótico, un underbust negro y un vestido rojo largo que guardo para OCASIONES ESPECIALES. En total, no lo he sumado, pero calculo que serán 50 prendas (algunas de las cuales debo vender/donar/regalar). Que si te pones a pensar en camisetas, camisas, vestidos, faldas, pantalones cortos y largos, jerseys, chaquetas y zapatos no es tanto. De hecho me atrevería a decir que cumplo con los requisitos de un armario cápsula y sino al tiempo. Si hago un repaso la ropa nueva de estos últimos 365 días han sido dos vestidos de veranos (muy prácticos por cierto) y lo que me han regalado en navidades. 

¿Cómo lo hago?

Principalmente utilizo ropa básica (vaqueros negros, leggins...) ligeramente personalizada que me sirve para construir el núcleo de estética casual y lo complemento con básicos sin retocar si busco algo formal o con prendas con un estilo más gótico. 

Y sinceramente, lo recomiendo 100% por los siguientes motivos:

- Tardo menos en decidir que ponerme.

- Se lo que tengo en mi armario.

- He usado el 99% de mi ropa (algún capricho hay, no vamos a negarlo) y uso habitualmente el 80%.

- Gasto menos y lo vivo más. 

No pretendo comeros la cabeza con que consumáis menos, pero en mi humilde opinión es un buen paso para cambiar un poquito el mundo en muchos aspectos, y aunque en el blog yo suba miles de millones de imágenes de ropa distinta, me gustaría que quedase claro que no es más que inspiración (y para quien mira mi POLYVORE, eso no es que sea inspiración, son sueños que una tiene un día y los expresa y ahí quedan, pero ya está). 

Simplemente quería deciros que no necesitáis un armario con 20 corsets, 18 faldas largas, 54 camisetas que os habéis comprado en una tienda gótica ni 34 pantalones con detalles diferentes. Comprarse cosas diferentes de vez en cuando está bien, marcan personalidad, pero no hace falta tener un armario que nos cueste 200 euros al mes para ser más góticos. Si te lo puedes permitir y consideras que es útil para ti  y que le das un uso pues estupendo, seguro que es genial. Pero para todas esas personas que no se lo pueden permitir o prefieren invertir su dinero en otra cosa o simplemente no pueden vestirse como les gustase diariamente, yo recomiendo un sistema parecido al mío. 

Para que veáis que no os miento os mando una cutrefoto: 

Como se puede apreciar hay algunas cosas oscuras, un poco de blanco, gris y rojo (el polar verde es para cuando salgo a la montaña en invierno, así que teóricamente no cuenta porque es prácticamente ropa de trabajo, al igual que las batas blancas a su lado), un primer cajón de ropa interior y pijamas, un segundo cajón en el que ahora hay jerséis, camisetas de manga larga y ropa de deporte y un tercer cajón en el que hay cuatro o cinco tristes camisetas y el underbust. Debajo hay una pila de zapatos de todas las temporadas. 

La verdad es que a pesar de todo lo que he presumido los últimos ocho párrafos de lo ideal que es mi armario (que no lo es) no estoy satisfecha con el. Habiendo estado leyendo sobre el tema antes de escribir esta entrada, tal vez para mejorarlo me plantee el reto 333: 33 prendas para 3 temporadas (aunque esta temporada ya me va a pillar tarde, empiezo a tener tiempo a finales de febrero). Si es así y finalmente decido tratar de dar un lavado de cara a mi armario, retocar prendas o retirarlas y sustituirlas (lo que también depende de que las dichosas tiendas hagan pantalones que no me queden pesqueros, camisetas con mucho pecho, mangas ridículamente finas y demás problemas) es posible que lo vaya comentando. Espero tener un resultado satisfactorio, al menos para mi armario de verano.

Por el momento os dejo el resultado experimental teórico del reto 333 que he hecho con ayuda de POLYVORE. He usado en total 73 prendas para 4 temporadas (aunque el reto podría ser con 132 prendas en total, he considerado que había prendas que podían repetir temporadas). Y la verdad es que he basado el armario en negro y granate ya que el granate es uno de los colores que mejor me sienta. La verdad es que no he reflejado el dualismo de mi armario (probablemente hubiese complicado la cosa) pero me parecen 4 sets bastante curiosos como inspiración.

OTOÑO

VERANO

PRIMAVERA

INVIERNO


Un saludo.

Una chupasangres con la capa remendada.




No hay comentarios:

Publicar un comentario